Las organizaciones sociales marcharon hasta la Casa Grande del Pueblo en el día de su inauguración

Jueves 9 de agosto de 2018

(LA PAZ).- Las organizaciones sociales, a la cabeza del secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, y de dirigentes de la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam) desarrollaron, esta tarde, una gran marcha, con la tricolor y la wiphala en las manos, desde la avenida Mariscal Santa Cruz hacia el Palacio Quemado para acompañar desde allí al presidente del Estado, Evo Morales Ayma, y al vicepresidente, Álvaro García Linera, hasta la Casa Grande del Pueblo.

El dirigente cobista indicó que este es un día histórico para el país porque se deja atrás un palacio colonialista que representa la discriminación al pueblo y a las grandes mayorías del país, al que por mucho tiempo solo ingresaban las “personas de corbata”.

De igual manera, esta fecha fue destaca por dirigentes de la Conalcam, quienes resaltaron la construcción de esta infraestructura de 26 pisos en la que también funcionarán cinco ministerios, a parte de las oficinas del presidente y vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia.

“Nos sentimos orgullosos de contar con una construcción como la Casa Grande del Pueblo en la que podrá entrar todas las personas, porque es de todos los bolivianos, llegó el momento de terminar con el inquilinato de varios ministerios”, manifestó un dirigente de la Conalcam.

De igual manera, en la plaza Murillo, se dieron cita representantes de pueblos indígenas, provenientes de las diferentes provincias del departamento de La Paz y del interior del país quienes fueron parte de esta gran fiesta que representó la inauguración de la Casa Grande del Pueblo.

Antes de dejar la antigua infraestructura, las autoridades de Estado, el presidente, el vicepresidente y ministros, junto al cuerpo diplomático, al cardenal Toribio Ticona y otros participaron en una ofrenda a la Pachamama como despedida, la misma estuvo a cargo del Consejo Nacional de Amautas.