El vicepresidente expuso sobre el comunismo en el Centro Educativo Carmignani, Universidad de Pisa, Italia

Viernes 10 de mayo de 2019

(PISA-ITALIA).- Este mediodía, el vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, expuso en el Centro Educativo Carmignani, Universidad de Pisa, en la ciudad de Pisa, Italia, en el marco del desarrollo de la conferencia internacional “Marx 201: Repensando alternativas”, que se llevó a cabo entre el 8 y 10 de mayo, y afirmó que el comunismo es un futuro posible, pero en movimiento desde el presente.

La autoridad nacional indicó que las mismas condiciones del capitalismo generan las condiciones para que surja el comunismo, “entiéndase bien, no es un futuro comunista que ya existe en el capitalismo, es un futuro cuya realización tiene raíces, condiciones de posibilidad real en el presente y, por ello, es un movimiento futuro, un proceso; entonces, el comunismo es un futuro posible, pero en movimiento desde el presente”.

Asimismo, añadió que el comunismo es una idea posible de plasmarse en un futuro como una solución alternativa a la situación actual, pero que aún no se ha concretado, pues no se puede afirmar que existió y fracasó, ya que es una idea performativa en movimiento “es una idea resultante de un movimiento real objetivo lo que sostiene su capacidad de ir produciendo lo que enuncia”, es decir, “el comunismo no es un estado que deba implantarse, una idea la que haya que sujetar la realidad, nosotros llamamos comunismo al movimiento real que anula y supera el estado actual de cosas”, explicó.

De igual manera, García Linera enfatizó en que el comunismo no existe actualmente, pero que las condiciones materiales de su existencia son producidas hoy y se convierte en un movimiento hacia un futuro comunista.

“El comunismo es una enunciación performativa cuyo objetivo es producir un cambio en la realidad actual para que la realidad futura del comunismo coincida con el contenido del acto del habla sobre el futuro comunista; hablar del comunismo es una forma de irlo produciendo también”, agregó.

Igualmente, señaló que la muerte del comunismo es una fuerza productiva del capitalismo, pero, a la vez, el movimiento real por sí mismo no deja de ser una tendencia, una potencia larvaria en estado subsumido, capaz de acompañar indefinidamente la reproducción ampliada del capitalismo, “entonces, el movimiento real del futuro comunista para realizarse, para liberarse requiere de la idea fuerza, de las palabras performativas que impulsan la acción colectiva práctica capaz de reforzar la idea”, complementó.

El vicepresidente afirmó que “no cabe duda que existe un gradual renacimiento del pensamiento marxista, un renacimiento plural, diverso, multiforme de sus planteamientos, de sus propuestas, no solo por la existencia de nuevas publicaciones, sino también porque, en cierta manera, la historia se ha puesto en movimiento”.

La autoridad de Estado señaló que el comunismo es una de las posibles respuestas a la pregunta sobre cuál es el futuro de la humanidad, es un manera de nombrar a una posible organización futura de la vida humana, distinta a la actual organización capitalista capaz de superar las injusticias y las contradicciones que el mismo capitalismo atraviesa.